Skip links

“Estás castigado”

El dolor de verdad es emocional.

Si les gritas, los insultas, les dices lo que tienen que hacer autoritariamente… la propia impulsividad de ustedes como padres, sus discusiones delante de ellos, sin darse cuenta están coartando su propia autoestima. No dejarles ser quienes son y todo para que se adapten al deseo y necesidades de ustedes. Todo lo hacemos sobre nosotros: ¡no se porta bien!, ¡no me hace caso!, ¡me está molestando! Van a un restaurante de adultos y pretendes que tu hijo se comporte como adulto cuando tiene tres años. Quieren que adapten su conducta a como tú necesitas que sea como padre o madre, eso se llama maltrato psicológico y la antesala de una medida de protección.

La energía que desprendes cuando estás con ellos, cuando ven lo que dices con lo que haces, es un reflejo de cómo se relacionan contigo. Si tu autoestima está castrada, no ha sanado esa herida de nacimiento y más encima lo que te tocó vivir:  tu padre alcohólico, tu madre drogadicta, tu padre te abandonó, tus padres se divorciaros, están amargados todo el día cada, ¿qué sienten los niños?  una herida profunda de abandono de rechazo y de ahí construyen su autoestima. Los niños buscan el amor propio en ustedes -sus padres- cuando ustedes no se quieren así mismos ¿qué pueden darle?: El fruto de sus traumas y heridas.