Skip links

Preguntas Frecuentes

Sí, te pueden despedir perfectamente y ocurre todos los días. El empleador no está obligado a mantener a un trabajador que no hace bien su trabajo. Sin embargo, la ley establece sanciones económicas importantes para el empleador si lo hace fuera de lo permitido, y podría quedar expuesto a pagar indemnizaciones en tu favor que van desde un 30% a un 100% sobre la indemnización por años de servicio que te corresponda.

Mucho se habla de ellas, pero pocos comprenden de qué se trata. Es importante porque hay que verlo caso a caso y para eso hay que tener un ojo entrenado, no cualquiera puede verlo. Si por ejemplo tú trabajas como cajero en un supermercado, tu empleador podría decidir comprar cajas automáticas, esto es, cajas en las que los usuarios pasan los productos adquiridos por un sensor que lee sus códigos de barras para posteriormente efectuar el pago de estos de manera autónoma. Aquí podemos ver que tu empleador modernizó la empresa incorporando tecnología, y tú como ya no será necesario para ella te tienes que ir, pero a cambio tu empleador te dará una cantidad de dinero suficiente para que puedas encontrar otro empleo. Cantidad equivalente a un mes por cada año que trabajaste allí.

Claramente si tienes un contrato a plazo fijo, no es necesario que tu empleador te avise porque el día que firmaste el contrato te enteraste. Parece obvio, pero a veces no lo es tanto porque la ley se pone en situaciones que en la práctica cuesta identificar incluso para personas entrenadas. Si estás trabajando con contrato indefinido, la única manera que te enteres que no continuarás en tu empleo es mediante una comunicación escrita del empleador. Normalmente la llamamos carta de despido, pero en realidad es un documento jurídico lleno de exigencias legales importantísimas para ti. La mencionada “carta” suele ser motivo de dolor de cabeza para empleadores que no se asesoran por abogados corporativos porque abre las puertas a sanciones económicas -en tu favor- si queda mal redactada.

Siempre personalmente: tu jefe tiene que dar la cara. Si te rehúsas a firmar el recibo de la carta de despido por miedo a perder algún derecho o por la creencia mal entendida que así evitarás el despedido o sus consecuencias, te equivocas. Desde ese minuto estás fuera de la empresa. Sin embargo, tu jefe tiene que hacer algunos trámites legales. Es clave que sepas que la carta te la enviarán al domicilio registrado en el contrato por lo que si te cambiaste de casa y no avisaste del cambio estarás en serios problemas porque no sabrás qué dice y no podrás tomar decisiones para defenderte de un posible mal procedimiento por parte del empleador.

La regla general es que tu empleador te avise con 30 días de anticipación que dejas de trabajar para él. La idea es que puedas empezar a buscar un nuevo empleo y lo consigas sin tener que vivir la cesantía. Pero lo frecuente es que te avisen que estás despedido y debas salir inmediatamente de tu lugar de trabajo, a cambio de tu salida inmediata en el finiquito recibirás una cantidad de dinero equivalente a tu última remuneración por este concepto.

Porque en la década de los ´90 durante la presidencia de Patricio Aylwin se estableció. Así. Parece injusto y se entiende que así lo veas, pero la indemnización por años de servicio en realidad no es una indemnización, aunque lleve ese nombre, pero al oído del trabajador sonaba más impactante y lo dejaron así. Te explico con un ejemplo: los congresistas calcularon que si tú trabajaste un año y te despiden demorarás un mes en encontrar un nuevo trabajo, por eso tu empleador es obligado a entregarte una cantidad de dinero equivalente a un mes de remuneración y así sucesivamente hasta llegara a 11. Entonces si trabajaste por 15 años, se parte de la base que el tiempo máximo para encontrar un nuevo empleo no tendría que superar los 11 meses. Así de simple.

Para mí es documento jurídico complejo por su importancia y por los requisitos legales muy específicos que debe contener. Con más frecuencia de la imaginada, es redactado sin la asesoría o visado por un abogado corporativo por lo que suele tener defectos gruesos que abren las puertas a que tú como trabajador puedas demandar sanciones económicas contra tu exempleador.

Este es un tema demasiado interesante y daría para escribir un libro. Actualmente todos sabemos o hemos escuchado que los juicios son cortos y se llega a acuerdos en la mayoría de los casos. Sin embargo, esta es un arma de doble filo tanto para el trabajador como para el empleador. Con los acuerdos que propone el juez laboral los empleadores no quedan satisfechos y los trabajadores tampoco. Esta técnica de “acuerdos” tiene una razón de ser: la población ha crecido mucho y las demandas han aumentado al punto de saturar los juzgados. Entones nuestros gobernantes y parlamentarios pensaron que lo mejor era entregar el peso de la solución de los conflictos (cada vez más complejos) a quienes los sufren (trabajador y empleador) pensando que llegarían al juicio bien asesorados por sus abogados, aunque lamentablemente en la práctica no es así. El juez en estos procesos si bien asume un rol activo para provocar los acuerdos sin embargo evita resolverlos mediante la sentencia.

En palabras simples podríamos decir que el poder que tiene el trabajador para despedir al empleador por sus faltas. Es un arma poderosa pero muy peligrosa en manos inexpertas. Si tu abogado no logra probar en el juicio que el empleador cometió faltas graves, el juez considerará tu demanda de auto-despido como una simple y llana renuncia voluntaria, es decir podrías “ir por lana y salir trasquilado”.  Este tipo de demandas es la mayor fuente de frustración para clientes mal asesorados.

Aunque debes tener presente que la primera cualidad que se espera de toda persona es su honradez, podemos afirmar que, si tomaste algo ajeno, lo guardaste y a la salida de la empresa te sorprendieron tratando de salir con él: no es robo. En términos laborales se llama falta de probidad. Por lo tanto, si te comunican mediante carta que estas despedido por “robar” y no dice por “falta de probidad”, tu empleador quedará abiertamente expuesto a una demanda de tu parte por despido indebido y a las más altas sanciones económicas.