Skip links

Desigualdad social y educación de calidad

En chile ha aumentado considerablemente el riesgo de caer en la pobreza, mientras que una pequeña parte puede permitirse casi cualquier cosa, la mayor parte tiene cada vez menos a pesar de décadas de trabajo.

Aunque muchas cifras hablan de la justicia social en Chile, un estudio reciente demuestra que el 10% de la población chilena posee el 66,5% de la riqueza neta total del país. ¿Cómo podemos, entonces, emparejar la cancha? 

Lo primero que diría la mayoría es el derecho a una educación de calidad y eso no está mal, porque lógicamente la posición social muchas veces se determina por la educación, pero la educación depende enormemente de los ingresos que tengas, esto muchas veces no se tiene en cuenta, cuando creces en la pobreza hay poderosas razones por las que recibes una peor educación y no tiene que ver solo con las políticas educativas o el colegio donde estudias, sino dónde naciste, qué apellido tienes, dónde vives, los lugares que conoces, los libros que lees, las amistades que frecuentas, los padres que tienes, los intereses y gustos que tengas, lo estudioso o descuidado que seas, lo tímido o resuelto, lo seguro o inseguro, los contactos que hagas, etc. Un claro ejemplo, es Gabriel Boric, aunque estudió en el mejor colegio que el dinero podía pagar, como estudiante universitario, fracasó.  Aún así, tuvo opciones, porque creció y se desarrolló en un ambiente económico e intelectual privilegiado. Su padre es ingeniero y trabajó en una empresa estatal con un sueldo millonario -tenía poder y status- mientras que su madre se vinculaba con el élite a través del movimiento católico ultraconservador Schoenstatt donde participaba activamente. Boric estudió en el British School, el mejor colegio privado de Punta Arenas, vivía en una de las mejores propiedades de la ciudad, tenía nana, autos, vestía ropa de marca, viajaba por el mundo, era seguro de si mismo y competitivo; tenia familiares y amigos con buenos contactos, etc., todo eso le permitió hacerse de un lugar en la vida.

Por esta razón siempre pondría en primer lugar ingresos y riqueza y después viene la educación; luego viene la vivienda, pero la vivienda también depende de los ingresos y la riqueza es por eso que siempre vuelvo a los ingresos y la riqueza.