Skip links

No me pueden despedir porque estoy embarazada

La verdad es que tu empleador te puede despedir aunque estés embarazada. Si la necesidad de la empresa lo exige, no cumples con tus deberes o venció el contrato, lamentablemente no hay mucho que hacer. Otra cosa es que te despidan exclusivamente por estar embarazada, eso no lo puede hacer. Para cuidar que no te pasen gato por liebre, el empleador tiene que pedir autorización al juez del trabajo y justificar que la medida expulsiva no tiene nada que ver con tu embarazo. Si justifica, estás fuera.

Hay un tema que siempre es motivo de malas interpretaciones: el contrato a plazo fijo. Para explicarlo utilizaré una figura del derecho administrativo conocida como desviación de poder. Consiste en una práctica por la cual un órgano del Estado utiliza sus potestades para objetivos distintos de los que sirvieron de supuesto para otorgárselas, pero amparándose en la legalidad formal del acto. En este caso, se oculta la misma idea. El empleador suele justificar tu desvinculación amparándose en la “legalidad que tiene tu contrato a plazo fijo” cuando en realidad no te quiere  porque simplemente estás embarazada. Es complicado probarlo porque exige indagar en sus pensamientos, pero hay otras maneras para descubrirlo.